El Ciudadano, Quito, 31 de octubre 2015